MINISTRO ROMERO: BOLIVIA ES UTILIZADO COMO UN TERRITORIO TRÁNSITO EN LA TRATA Y TRÁFICO DE PERSONAS

La Paz, 4 de febrero de 2019. El utilizar a Bolivia como un país de tránsito es el mayor problema en la trata y tráfico de personas, afirmó el ministro de Gobierno, Carlos Romero, en el acto de presentación del Informe sobre el Estado de Situación de la Trata de Personas a nivel Mundial 2018, con énfasis en Sudamérica, elaborado por la Organización de las Naciones Unidas.

La Paz, 4 de febrero de 2019. El utilizar a Bolivia como un país de tránsito es el mayor problema en la trata y tráfico de personas, afirmó el ministro de Gobierno, Carlos Romero, en el acto de presentación del Informe sobre el Estado de Situación de la Trata de Personas a nivel Mundial 2018, con énfasis en Sudamérica, elaborado por la Organización de las Naciones Unidas.

El evento, realizado en la Casa Grande del Pueblo, estuvieron presentes el representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), Thierry Rostan, el Subcomandante de Policía, Gral. Wilder Andrade, la Viceministra de Justicia, Cecilia Urquieta, representantes de organismos internacionales y embajadores de países amigos.

“El mayor problema se ha suscitado en los casos en que nuestro país ha sido utilizado como territorio tránsito, por lo que las cifras se disparan en términos cuantitativos”, dijo la autoridad de Gobierno a tiempo de señalar que en las gestiones 2012 y 2017 se presentaron innumerables casos en los que súbditos de Centro América y Senegaleses fueron trasladados, vía Bolivia, a Brasil para explotación laboral.

El Ministro Romero señaló que hace 15 años atrás las denuncias de trata y tráfico de personas oscilaban en promedio en 50 casos por año y en el último quinquenio subieron a 462 casos, la mayoría de los cuales han sido desvirtuadas porque se trataban de abandono de hogar, principalmente de jóvenes. Además de 10 denuncias 9 son de mujeres mayores y uno de menores.

En la gestión 2018, del 100% de casos denunciados por trata y tráfico de personas, el 70% han sido desvirtuadas. Además, la mayoría de los casos se presentaron en el eje central (La Paz, Cochabamba y Santa cruz), explicó.

La explotación sexual es un fenómeno en nuestro país, pero también en estos casos “somos un país receptor de diferentes países de la región”, pero no es el mayor problema de Bolivia, agregó la autoridad de Gobierno al manifestar que los factores para que registren casos de trata de personas son por problemas económicos y fenómenos o desastres naturales.

La trata y tráfico de personas, al convertirse un delito transnacional, Bolivia está realizando trabajos conjuntos con países vecinos, como con Perú y Argentina, principalmente con Brasil. Además a partir de la aplicación de la Ley Integral contra la Trata y Tráfico de Personas N° 263, se estableció un marco normativo, una estructura institucional y una tipología penal, dijo el Ministro de Gobierno.

Señaló que existen muchas tareas por realizar como la articular la lucha transnacional no solamente en el combate contra las drogas sino a la trata de personas, la utilización de la base de datos de la Interpol para la lucha contra este delito, pues se podrá acceder a trámites registrados de delincuentes, circuitos y conexiones de organizaciones internacionales.

También está proyectado la implementación del Sistema de Seguridad ciudadana BOL-110 con las cámaras de identificación de personas y que las plataformas de la sociedad civil se articulen y amplíen sus atribuciones para que puedan acompañar las denuncias y monitorear los avances de la trata de personas, agregó el Ministro Romero a tiempo de afirmar que la conciliación no debería permitirse.

La UNODC

El representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), Thierry Rostan, dijo que según el Informe Trata de Personas 2018, la mayoría de las víctimas detectadas son mujeres, pero también cada vez más niñas. Casi las tres cuartas partes de las víctimas de trata con fines de explotación sexual son mujeres, y el 35%  está en trabajo forzoso.

Las víctimas de la trata detectadas en América del Norte proceden de una amplia variedad de países de África, Europa, Asia meridional y América del Sur. En esta subregión se han detectado víctimas de hasta 96 nacionalidades diferentes, agregó a tiempo de señalar que las personas condenadas por este delito, del 30% registrado el 2015 se incrementó en un 67%  al 2016, pero no obstante subsiste la impunidad.

El informe mundial concluye señalando que los conflictos armados aumentan la vulnerabilidad de las personas a ser víctimas de la trata con varias finalidades. Las zonas con un Estado de derecho débil y la falta de recursos para responder a la delincuencia proporcionan a los traficantes un terreno fértil para llevar a cabo sus operaciones, señaló Thierry Rostan.

Respecto al Estado de Situación de la Trata de Personas en Sud América, se observa que la gran mayoría de las víctimas detectadas son mujeres, lo que representa más del 80% del total en 2016. Las mujeres adultas representan el 51% de las víctimas detectadas, también hay una proporción significativa de niñas víctimas (37%).

En cuanto a las formas de explotación, la mayoría de las víctimas detectadas en América del Sur fueron trasladadas con fines de explotación sexual. En 2016, el 58% del total de datos de ocho países muestran que el (96%) de estas víctimas fueron mujeres, más adultas que niñas.

Las "otras" formas de explotación detectadas en esta subregión incluyen la adopción ilegal y la mendicidad forzada. América del Sur se constituiría también en un destino de la trata transfronteriza en la subregión. Sin embargo, no existe un patrón claro de países de origen y destino, señaló Rostan.