PRESIDENTE MORALES DESTACÓ EL MODELO BOLIVIANO DE LUCHA CONTRA EL NARCOTRÁFICO EN LA 62 SESIÓN DE LA COMISIÓN DE ESTUPEFACIENTES

La Paz, 14 de marzo de 2019. En el 62 período de sesiones de la Comisión de Estupefacientes de la Organización de Naciones Unidas (ONU), que se realiza en Viena-Austria, el presidente Evo Morales destacó el modelo boliviano de lucha contra el narcotráfico, con control social y respeto a los derechos humanos, y con desarrollo integral con coca.

La Paz, 14 de marzo de 2019. En el 62 período de sesiones de la Comisión de Estupefacientes de la Organización de Naciones Unidas (ONU), que se realiza en Viena-Austria, el presidente Evo Morales destacó el modelo boliviano de lucha contra el narcotráfico, con control social y respeto a los derechos humanos, y con desarrollo integral con coca.

El Primer Mandatario comenzó su presentación asegurando que la realidad demuestra que la llamada guerra contra las drogas ha fracasado y hoy “nos tiene que llevar a repensar en nuevos modelos que reconozca la realidad de cada uno de los países”, como la experiencia de Bolivia, que tiene un modelo propio de lucha contra el narcotráfico y control social a la producción de la hoja coca.

“Cuando hemos llegado al Gobierno, encontramos un modelo ajeno a la realidad boliviana, que no tomaba en cuenta los usos culturales, tradicionales y medicinales de la hoja de coca, por el contrario estaba estigmatizada y criminalizada. La política antidroga implementada en tiempos del neoliberalismo en Bolivia estaba orientada a reprimir a los productores de hoja coca y se convirtió en un control geopolítico”, agregó la autoridad.

Además el jefe de Estado señaló que la erradicación de cultivos de coca era forzada y no respetaba los derechos humanos. Se promovió el desarrollo alternativo como mecanismo sustitutivo a la producción de la hoja de coca, el cual estaba condicionado a erradicar la totalidad de los cultivos bajo la política de coca cero. Se criminalizó la producción de la hoja sagrada y generó una crisis.

Por esa razón, en “Bolivia decidimos desarrollar nuestro propio modelo de lucha contra el narcotráfico e implementamos un mecanismo concertado de reducción de la producción excedentaria, acompañado del desarrollo integral con coca por una cuestión cultural y de identidad”. En el trópico de Cochabamba se estableció un “cato” de coca por familia  (1.6500 metros cuadrados) y se respetó la zona tradicional de los Yungas de La Paz, añadió.

El Presidente Morales explicó que se han establecido mecanismos de control social a la producción de coca, en el que se aplica el dialogo, la concertación  y respeto a los derechos humanos. Además, se han implementado mecanismos de sanción para quienes tienen coca excedentaria. Por esa razón, de total de cultivos de coca en la región andina Bolivia posee sólo el 10% y esta situación es reconocida por la comunidad internacional.

El Presidente Morales manifestó que “desde que asumimos a la Presidencia, decidimos nacionalizar y diseñar de manera digna y soberana nuestra propia política antidroga. Le dimos un reconocimiento y protección legal a la hoja de coca, incorporándola a la Constitución porque es parte de nuestra identidad, es parte de Bolivia”.

Además el 2013 se logró incluir una reserva en la convención de Viena de 1961,  que despenalizó el acullico o masticado de coca en Bolivia, asimismo se mantiene con firmeza la prohibición del uso del bifosfato para la erradicación de coca, porque tiene terribles consecuencias para la madre tierra y el medio ambiente, agregó la autoridad.

El Primer Mandatario observó la excesiva demanda de droga. “Hay  países como Estados Unidos y otros que son líderes en el consumo de drogas y por esa razón, en esta reunión también se deberán analizar si las acciones para la prevención del consumo están siendo efectivas y qué se debe hacer para mejorarlas”. Y Bolivia mantiene su posición que “no puede existir un libre cultivo de coca, pero tampoco puede existir políticas de cero de coca por el uso y consumo tradicional, ancestral y medicinal”.

También destacó la regionalización de la lucha contra el narcotráfico y la creación del Centro Regional de Inteligencia Antinarcóticos en Bolivia (CERIAN), donde los países de la región como Brasil, Argentina y Paraguay envían sus oficiales de enlace y  analistas de inteligencia para que trabajen de  manera conjunta y coordinada, que a la fecha han logrado importantes resultados

El Presidente Morales señaló que el consumo y tráfico de drogas mueven aproximadamente 320 mil millones de dólares al año, los cuales se van a paraísos fiscales, por lo que es importante dar transparencia a las cuentas de las personas, como lo hicieron autoridades del Gobierno boliviano, por lo que convocó a emprender acciones concretas para acabar con los paraísos fiscales y así debilitar al narcotráfico y la delincuencia organizada y transnacional.

Finalmente agradeció el acompañamiento de la Unión Europea, en el marco de su responsabilidad compartida, de manera respetuosa, dialogada y los más importantes sin condicionamiento, así como a la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en Bolivia que coadyuva a la implementación de la política antidroga boliviana y fortalece las capacidades institucionales.